BMW 840i Cabrio, la combinación perfecta de deportividad y lujo

Seguramente nos acordamos de aquel anuncio que había hace unos años en la televisión en el que salía un hombre conduciendo por carreteras interminables. Solo se veía el lateral del coche y una mano que ondeaba al son del viento y acababa con una frase. ¿Te gusta conducir? Es muy probable que muchos lo recordéis, se trata de BMW. Como todas las marcas ha ido evolucionando y mostrando diseños más o menos acertados, eso depende del gusto de la persona. Pero una cosa hay que decir, con el BMW que hemos probado esta semana se han coronado. Se trata ni más ni menos que del BMW 840i y encima la versión cabrio.

Un coche que llama la atención no solo por tamaño. Una estética deportiva, un frontal imponente y unos interiores de altísima calidad con unos materiales de primer nivel. Vamos que no sabrás si estás en un coche o en un jet privado. Sin duda un coche del segmento premium al alcance de pocos bolsillos (el más “sencillo” de su gama), pero que conseguirá que las personas con las que te cruzas giren el cuello para ver la “bestia” que estás pilotando. El nuevo BMW 840i combina a la perfección la deportividad, el lujo y la tecnología.

Estética deportiva y contundente por los cuatro costados

Sin duda, la estética, es uno de los elementos que más llama la atención. Desprende poderío, potencia y deportividad lo mires por donde lo mires. En el frontal destaca sin duda la parrilla, en esta ocasión en negro brillo, de gran tamaño, pero sin alcanzar el de la tan cuestionada del nuevo serie 4. Además de la parrilla, hay dos entradas de aire (una a cada lado) para ayudar en la refrigeración del motor y los frenos. Esta parrilla está escoltada por dos grupos ópticos que en esta ocasión casi no penetran en la aleta. Unos faros que van más allá de la tecnología led, y que en esta ocasión son láser.

El lateral es sencillo y se va ensanchando a medida que vamos hacia la parte trasera. Sin duda el elemento que más destaca son las llantas, unas llantas de 20 pulgadas con un diseño muy deportivo, al que acompañan unos neumáticos con doble medida (las ruedas de atrás son más anchas). Otro de los elementos que consigue atraer la atención a pesar de su pequeño tamaño es la M de BMW Motorsport (justo detrás de la rueda) por lo que sabemos que este coche nos hará disfrutar.

“El BMW 840i mide 4,84 metros de largo, tiene una anchura de 1,90 metros, su altura es de 1,33 metros. Su peso es de 1905 kg”

En la parte trasera encontramos unos nervios bien marcados que ayudan a que ese carácter agresivo siga manteniéndose presente. Los grupos ópticos traseros están partidos. Sin duda estando aquí la mirada se nos va hacia el difusor, un difusor con mucho carácter en el que encontramos dos salidas de escape. Y en esta ocasión no podía ser de otra forma, nos encontramos ante un coche con escapes y salidas de verdad que desprenden un sonido maravilloso.

Interior sin falta de detalle

Si nos sentamos en el puesto de conducción del 840i es posible que por unos instantes no seamos capaces de articular palabra. Luego nos saldrá alguna expresión como “¡menudo coche!” la verdad es que los materiales son de primera calidad, con unos acabados espectaculares. Pero vayamos paso a paso que este interior tiene muchas cosas y no queremos dejarnos nada en el tintero.

Los asientos, cómodos no, lo siguiente. Tienen regulación electrónica, calefacción, aire acondicionado, agarran bien… Lo tienen todo. Acabados en un color beige que el único inconveniente que se le puede sacar es que la suciedad se ve con mayor facilidad. Pero sin duda unos asientos que nos sujetarán de una manera idónea si queremos pisarle en un tramo de curvas. Además tienes la opción de regular las orejeras del asiento también para que se ajuste a ti.

“La tecnología está presente en todos los elementos del BMW 840i”

El volante tiene un diámetro reducido y un grosor bueno. Es de esos volantes que tienes que agarrar con la mano entera porque es gordito. En el encontramos botones para controlar el sistemas de infoentretenimiento y el control de velocidad. También se encuentran aquí unas levas que nos permitirán exprimir todo el potencial del motor en el modo más extremo de conducción. Además este volante también puedes hacer que emita calor, ya que tiene función de calefacción. Ya sabes por si quieres ir presumiendo de coche en pleno noviembre…

El cuadro de instrumentos es completamente digital. Contamos con dos esferas que cambiarán el diseño dependiendo del modo de conducción en el que circulemos. Tendremos infinidad de información en esta pantalla que se complementará con la de la pantalla central. En el túnel central encontramos la climatización y los controles del equipo de sonido que hay que añadir que con los altavoces Bowers & Wilkings.

En la parte inferior del túnel central tenemos una zona que nos servirá para seleccionar el modo de conducción, tendremos el selector de cambio y la ruleta característica de la marca bávara para controlar el sistema de infoentretenimiento. Detrás de esta zona encontramos más botones para, entre otras cosas, retirar el techo y disfrutar de las vistas. Este proceso lleva muy poco tiempo, así que en pocos segundos podremos disfrutar de la brisa del viento.

Por último las plazas traseras son bastante limitadas (solo tiene dos), así que si quieres ir con más de un acompañante es recomendable que sean pequeños para que no vayan muy apretados. El maletero es de pequeñas dimensiones, tiene una capacidad de 350 litros, que nos darán la posibilidad de guardar algún que otro bulto, pero no nos hagamos ilusiones de poder guardar grandes maletas.

Lo que no se ve del BMW 840i

El motor de este BMW es un seis cilindros en línea, 3 litros de cubicaje, con bloque y culata de aluminio, que desarrollan 340 CV de potencia. Mantiene la esencia de los BMW, la tracción trasera, un elemento que en alguno de los nuevos modelos ya no encontramos (haz click aquí si quieres ver el BMW serie 1). Pero si amigos, aquí tenemos potencia sobrada y tracción trasera, así que si queremos jugar no tendremos ningún tipo de problema.

La suspensión es dura. Es cierto que notaremos las imperfecciones de la carretera cuando circulemos por un sitio que no esté bien asfaltado. Pero también hay que decir que nos ayudará a mantener el coche en la trazada de las curvas cuando circulemos por tramos revirados. A esto nos ayudará la dirección muy precisa, ya que apenas hay que girar el volante para colocar el BMW 840i en el sitio que queremos.

“3 modos de conducción: Eco Pro, Comfort y Sport”

A la hora de pisarle vamos a tener respuesta prácticamente inminente. No solo realiza el 0-100 en tan solo 5,3 segundos, si no que si necesitamos un exceso de velocidad para hacer una incorporación, o para realizar un adelantamiento de forma segura, con la potencia que llevamos debajo de capó lo haremos sin ningún problema. Cuenta con una caja de cambios de 8 velocidades automática, que podremos controlar a través de las levas. Los consumos que anuncia la casa son de 7,5 L/100 Km, es cierto que en carretera es probable que se acerque a esa cifra, pero haciendo una conducción mixta nosotros hemos hecho un consumo de 9,6 L.

Cuenta con distintos modos de conducción que nos permitirán circular de forma que ahorremos combustible (Eco Pro), de una manera más dinámica en la que podamos exprimir al máximo las prestaciones de nuestro vehículo (Sport), o de una forma intermedia (Comfort). Además de esto cuanta con numerosas ayudas a la conducción como es el control de velocidad adaptativo con ayuda para el mantenimiento en el carril.

Sensaciones a los mandos

Como ya he comentado antes la primera vez que te sientas a los mandos es difícil articular palabra, se trata de un coche muy completo, con todo lujo de detalles. Después de alucinar con el interior, pisas el pedal de freno, pulsas el botón de arranque y el motor comienza a funcionar, escuchas ese primer acelerón y si de verdad te gustan los coches, una sonrisa se dibuja en tu cara, que no se borrara ni aunque apagues el coche y como es nuestra ocasión, toque devolverlo a la casa.

En cuanto a la conducción poco hay que decir. Es un coche que aunque tenga una envergadura importante se conduce de una manera sencilla y deja domar todo ese potencial que tienes debajo del capó. El BMW 840i es un coche que transmite desde el segundo uno, cada acelerón, cada curva, lo notas a la perfección.

Precio

Quizás esta sea la parte que menos guste a muchos, y es que el BMW 840i tiene un precio de salida de supera los 100.000€. Es un coche que no es apto para todos los bolsillos, pero seguro que todas aquellas personas que se lo puedan permitir disfrutan de un coche con mayúsculas.

Más de BMW

Si quieres conocer el último modelo de BMW te dejamos el enlace al programa en el que hablamos del nuevo serie 4.

Galería fotográfica del BMW 840i:

BMW 840i Cabrio, la combinación perfecta de deportividad y lujo
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *