La triste historia del Plan Renove

Nuestro compañero Alberto Martínez solicitó la ayuda del Plan Renove en 2020 para cambiar de coche y todo resultó una gran complicación.

La triste historia del Plan Renove. Hace ya más de un año que la Administración Pública sacó el Plan Renove para incentivar la compra de vehículos nuevos en nuestro país. Este plan podemos definirlo como una ayuda o subvención del gobierno dirigida a la reparación o sustitución de equipos tecnológicos antiguos con el fin de reemplazarlos por modelos nuevos y más eficientes. Lo que significa, enfocado en la automoción, que es una ayuda para sacar de nuestras carreteras los coche más antiguos y contaminantes y reemplazarlos por modelos nuevos medioambientalmente más eficientes y respetuosos con nuestro planeta.

Poniendo el punto de mira en estas pretensiones nuestro compañero Alberto Martínez del blog Movilidad Actual pensó en cambiar de coche. Su idea era sustituir su viejo y contaminante Skoda Octavia TDI de gasoil por un más moderno Dacia con motor preparado para utilizar GLP, gas licuado del petróleo. Su antiguo coche funcionaba como un reloj y sin averías y, por otra parte, con unos consumos ajustados. Por lo tanto este Plan Renove era uno de los incentivos, en clave de ahorro, más importantes para que Alberto tomara la decisión de cambiar de coche.

Conoce la Feria de la movilidad y la sostenibilidad MOGY en este podcast

Para Alberto, como nos cuenta en este podcast, fue un calvario desde el mismo día que decidió ponerse manos a la obra. Y es que desde que empezó a visitar la web y a tomar nota de los requisitos se dio cuenta del lio que era esto del Plan Renove. La web no iba bien, la información era escasa. Incluso algunos modelos no estaban presentes en las ayudas… Tanto fue el lío que tuvo que apoyarse en el comercial de la marca del coche que iba a comprar para, entre los dos, poder descifrar el entuerto. A partir de aquí surgieron mil trabas burocráticas y errores de la web para solicitar la ayuda. Pincha al play un poco más abajo y alucinarás con toda la historia completa.

Como fin a esta entrada nos gustaría dejar esta reflexión. Si queremos que el mundo del automóvil vaya evolucionando hacia la electrificación necesitamos ayudas. Son necesarios los incentivos hacia el coche eléctrico y no que nos lleven a empujones. Pero que estas ayudas sean fáciles, simples de tramitar, claras en su información… Que todo nos lleve en volandas para que la decisión de cambiar de coche sea una bendición y no un problema. En definitiva queremos que este programa sirva como ejemplo de lo que nunca deba ser un plan de ayudas. Y que entre todos caminos hacia el despegue total de la industria de la automoción que tanta falta le hace a nuestro país.

La triste historia del Plan Renove
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja una respuesta