Prueba del Honda Civic Executive Sportline

Prueba del Honda Civic. La marca japonesa Honda siempre ha tenido un modelo en sus filas que ha llamado la atención. Se trata ni mas ni menos que del Honda Civic. Desde hace unas generaciones su diseño es uno de los más arriesgados del mercado debido a sus líneas futuristas. Al parecer esto le funciona a la marca nipona, ya que sigue apostando por esas líneas atemporales. Es cierto que siguen existiendo paralelismos con los modelos antiguos, pero son coches que estéticamente cambian una barbaridad.

Pero es que los cambios con respecto a generaciones anteriores no son solo a nivel visual. En el nuevo Honda Civic Executive Sportline encontramos una gran cantidad de tecnología que hará que la conducción sea más sencilla. Además hay que añadir que tanto el sistema multimedia, como la habitabilidad ha mejorado con creces. Si queréis saber todas las novedades que nos presenta el nuevo Honda Civic, no dudéis en seguir leyendo.

Pequeños cambios para aportar deportividad

El Honda Civic ya de por sí tenía unas líneas agresivas que se han visto realzadas con este lavado de cara. Ahora contamos con unos faros renovados que cuentan con tecnología led (incluida la luz de posición). Cuenta también con una parrilla completamente renovada, en la que encontramos unas superficies muy lisas y estilizadas. Es cierto que es aquí donde encontramos las entradas de aire para la refrigeración del motor, pero se nos hacen algo pequeñas. También contamos con un pequeño difusor delantero que añade un toque de agresividad.

“Lo que más llama la atención en el lateral son las llantas de 17” en negro brillante que incorpora el acabado Executive”.

En el lateral pocos cambios encontramos, ya que esta versión trae un pequeño lavado de cara antes del paso a la siguiente generación. Sin duda los elementos que más destacan son las llantas y la luz que llevamos a la altura del neumático. También hay que decir que contamos con unas taloneras en negro brillante que harán que nuestro vehículo parezca más bajo y además añaden un toque deportivo.

Si vamos a la parte trasera encontraremos un pequeño alerón en la parte superior, que acompaña al que nos encontramos donde acaba la luna trasera. El elemento que más destaca de la parte posterior del Honda Civic Executive Sportline es el tamaño de los grupos ópticos y las dos salidas de escape que encontramos en la parte inferior. El maletero tiene una boca de carga amplia y una capacidad de 478 litros.

Interior sencillo y sin lujos

Cuando nos sentamos en el Honda Civic Executive Sportline tenemos una postura muy cómoda. Podemos llevar el asiento pegado prácticamente al suelo. El volante posee un buen diámetro y grosor. Hay que decir que los plásticos que encontramos en el salpicadero no son blandos, aunque si son de buena calidad. La palanca de cambios es de un tamaño muy reducido, pero rápidamente nos acostumbramos a ella. Las plazas traseras tienen buena habitabilidad, y una persona de 1,80 entra sin problemas.

Contamos también con una pantalla de 8 pulgadas en la que podemos controlar todo el sistema de infoentretenimiento. Es muy intuitivo, además, deja fuera de esta pantalla el control de la climatización, lo que es un punto a favor. Encontramos también un punto de carga inalámbrica y numerosos huecos para poder dejar las pertenencias.

Motor algo descafeinado

La unidad de pruebas montaba un motor de 1,5 litros de 4 cilindros que desarrolla 182cv y 220 Nm. Es cierto que en muchas ocasiones no da la impresión de llevar esa potencia bajo el capó y lo puedes llegar a notar hasta perezoso. Pero no, sabes que si los necesitas los tienes. Esto se ve solventado cuando vamos por una carretera de curvas. El equipo de Honda ha construido una auténtica máquina, tiene un chasis muy bueno acompañado de una dirección más que precisa. El coche va donde quieres que vaya. Con esto se compensa esa aparente falta de potencia y esa pereza que podemos notar en algunas ocasiones.

Devorador de asfalto con consumos contenidos

En líneas generales el coche se comporta a las mil maravillas. Si queremos correr corre, si vamos tranquilos también. Y lo bueno es que no hace consumos excesivamente altos. Tiene un consumo medio combinado de 6,7 l/100Km, aunque a nosotros no nos bajaba de 7 l/100Km. No es un consumo elevado ni mucho menos y más teniendo en cuenta las sonrisas que nos consigue sacar. Y en parte esto es gracias al chasis del coche, ya que nos permite maniobrar con facilidad, enlazando varias curvas sin desviarnos de la trazada.

El precio de salida del Honda Civic Executive Sportline es de 31.600 € sin descuentos, así que si aplicamos estos y los del Plan Moves, podemos conseguirlo algo más barato.

Para acabar te dejamos por aquí el enlace al podcast donde te contamos como nos pusimos a los mandos de la mayor novedad de Honda. El cien por cien eléctrico Honda e. Pincha aquí.

Prueba del Honda Civic Executive Sportline
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *